Seguidores

sábado, 16 de marzo de 2013

CONVERSACIONES LITERARIAS CON ANTONIO FERNÁNDEZ COCA


Vivimos una época de renacimiento de la ilustración. Desde las cavernas hasta el día de hoy la evolución, los cambios y las aportaciones de este arte al mundo comunicativo han sido muy importantes. La ilustración siempre ha formado parte de la existencia humana y uno toma conciencia de ello cuando comienza con la lectura del último libro de Fernández-Coca: El arte de la ilustración; del concepto al éxito (Anaya). www.elartedelailustracion.com

Con motivo de esta publicación invitamos a Fernández-Coca a esta sección del blog. Era una conversación pendiente y ganas no faltaban desde hace tiempo. Él no es un ilustrador cualquiera, lleva la esencia de un genio consigo. Sus ilustraciones cuentan historias por si solas y el hablar con Fernández-Coca sobre la ilustración es adentrarte en el equilibrio del lenguaje visual y verbal. Le pido que me dedique su libro y me hace un dibujo. Sin escribir nada lo dice todo. Cuando empieza a hablar se le ve desde lejos su vocación docente. 

Es profesor Titular de Expresión Gráfica en la Universidad de las Islas Baleares además de Doctor en la misma. Ilustrador conocido por muchos de vosotros, ha colaborado en diversos medios de comunicación como La Vanguardia y El País. Durante sus años de experiencia ha creado una cartera de clientes que le ha llevado a mostrar sus ilustraciones a miles de personas. Suya es la imagen de Logitravel.com o la campaña internacional sobre Eficiencia Energética para Gas Natural Fenosa. Además de un sinfín de aplicaciones de sus ilustraciones que le han llevado a llenar de vida y color la cárcel de mujeres Wad Ras de Barcelona, los hospitales Sant Joan de Deu, Vall d’ Ebron, El Hospital Universitario Sant Joan de Reus, y el Hospital Universitario Son Espases en Baleares. Una lista abundante de trabajos excepcionales que uno puede disfrutarlos en su web fernandezcoca.com.

Durante la conversación Antonio se muestra tal y como es; rápido verbalmente, habla con profundidad y mucho sentido del humor. Siempre disponible para sus amigos, detrás de la marca que transmite se esconde un ser humano lleno de virtudes, que sabe cultivarlas e incrementarlas y eso se nota.

Hablamos sobre los retos de la ilustración, sobre el romance con la literatura y en definitiva del mayor acierto que ha realizado como ilustrador: decidir ser ilustrador.

 Lo dicho, el lujo reside en la genialidad de su corazón.

Gaizka Zubizarreta: Dices en la dedicatoria de  tu último libro, refiriéndote a tus padres “que la vida es aprendizaje y que lo deseado se consigue desde el trabajo y la sinceridad, buscando un constante ganamos todos”. ¿El trabajo realizado ha sido arduo para llegar hasta donde estás?

Fernández-Coca: No es que haya sido duro porque cuando te gusta una cosa no es dura. Simplemente es laboriosa, pero insisto; si te gusta, sarna con gusto no pica.

Ellos nos han enseñando a los tres a no ir de medianía, si te metes en una cosa vas a por todas, y si no, no te metas. Con lo cual, cuando he visto que profesionalmente (no humanamente) que he ido a por algo, he ido a por todas.

Si veo que un proyecto me va a desilusionar a la mitad o no que no va a aportar nada, directamente es que ni me meto, paso.

Pero yo creo que es un poco lógica. Luego también ellos además de un ganamos todos, nos han enseñado a pensar en global. Todo paso que das tiene sus circunstancias, sus beneficios y sus cosas a solucionar. Concluyendo, el proceso no es difícil, trabajoso sí.

G.Z: El niño cuando empieza a dibujar refleja su mundo, su entorno, lo que va percibiendo y lo que no puede aún expresar con palabras. ¿Podemos decir que detrás de Fernández-Coca hay un niño grande?

F-C: No. (Con rotundidad). Detrás de Fernández-Coca, hay una persona que se llama Antonio, que en septiembre cumplirá años. Es un ser humano, y como tal tiene una capacidad para ser niño, adolescente, hombre, anciano…depende del momento del día y de las circunstancias de cada momento.
Fernández-Coca no es Peter Pan.

G.Z: La ilustración ha tenido un gran recorrido desde las cavernas hasta la actualidad.
 ¿Qué retos se le presenta a este oficio en la era de las nuevas tecnologías?

F-C: El mismo que cuando estaba en las cavernas: comunicar. Si comunicas poniendo una mano manchada con pigmento sobre las paredes de la caverna y eso significaba algo así como “cuidado que viene el lobo”, o ahora mismo mandas un dibujo a través del whatsapp y eso significa te quiero mucho, que es lo mismo que ese  cavernario “que viene el lobo”, aunque con otras intenciones, jejeje. Y es que da igual: el soporte solo es un medio, un camino.

G.Z: Vivimos en un entorno lleno de impactos visuales e información gráfica, parece que tenéis mucho futuro los ilustradores.

F-C: Tenemos futuro si participamos en el proceso de comunicación de una forma seria y formal, pensada. Si haces un dibujo y dices que eso comunica algo y no comunica nada, no tienes ningún futuro. Tenemos un futuro si trabajamos en un equipo y más que un futuro somos la cara visible de un proyecto organizado por un grupo de personas. Puede ser verdad que tengas un ilustrador que aglutine comunicación, periodismo, marketing, redes sociales etc…que lo pueda llevar una persona, claro que sí, los genios existen: son profesionales que saben trabajar y que además lo hacen respetando la labor de la que beben y para la que hacen su trabajo.

G.Z: La ilustración y la literatura comenzaron hace siglos su particular romance. De hecho aprendemos a dibujar antes que a escribir. ¿Tanto le debe la literatura a la ilustración?

F-C: Teniendo en cuenta que, en nuestro sistema educativo actual, a partir de los 3 a los 5 años no se incide tanto en el dibujo, en el garabato, sino a escribir letras que son dibujos. Luego te enseñan a pensar con palabras que después reflejas con esos dibujos que son letras, pero no con los dibujos que son ilustraciones.
No creo que, sobre lo que me preguntas, nadie le deba nada a nadie. Es un trabajo conjunto. El literato puede beber de imágenes visuales dentro de los cuales puede estar la ilustración. O no.

Al ilustrador muchas veces se le ocurren ideas a partir de haber leído una serie de libros que no tiene  que ver con el producto, pero me dan ideas para compartir con el equipo, con el cliente, nuevas formas en el proyecto.

Es un ganamos todos. No hay vencedores ni vencidos.

G.Z: En el libro que tenemos entre manos afirmas, cuando hablas de la historia de la ilustración, que “nada nace de nada”. ¿Dónde está tu fuente de inspiración?

F-C: En todo. Nada nace de la nada realmente, todo se basa en algo.

Tú no has nacido de la nada, naciste de aquel día que tu madre y tu padre hicieron el amor, y coincidió que el espermatozoide quedó con el ovario y fue el tuyo. Todo lo que sucede alrededor depende de muchas cosas. Si no llueve no hay plantas, si no hay plantas no hay flores, si no hay flores no hay fruta, si no hay fruta no hay semillas…Todo es un ciclo, aunque, recordemos que para que algo crezca bien la tierra también debe de estar en condiciones. En todo trabajo, lo primero que debemos de aceptar es que todo en mayor o menor medida está relacionado. Cosas que ni te imaginas que tengan una relación tú las puedes utilizar, darle la vuelta y aplicarla a otra cosa. Eso es pura evolución.

G.Z: Desde Antonio, desde Fernández-Coca, de lo que piensas, sientes y eres te sale un chorro de imágenes, ideas… ¿Siempre dibujas todo lo que te viene a la mente o solo aquello que crees que será bueno o que merezca la pena?

F-C: Cuando dibujo es después de un proceso de haberme informado mucho sobre lo que tengo que comunicar. Es como ser un actor y te tienes que meterte en un personaje.

Tomo muchos datos de esa información, con el equipo, que siempre formo parte de forma muy activa, saco conclusiones y voy dibujando.

Por otra parte, hemos de reconocer que ilustro desde un estilo visual muy personal y que siempre va a ir por ese estilo, buscando siempre que busque ensalzar o vender un producto.

G.Z: Afirmas que ilustrar es comunicar, pero comunicar no solo es ilustrar. ¿De qué otro elemento artístico debe ir acompañado la ilustración para comunicar?

F-C: La ilustración es una parte del proceso de la comunicación. Dentro de la comunicación, antes de sentarte a ilustrar, tienes que tener muy claro qué quieres hacer, para qué quieres hacerlo, qué vas a comunicar. Qué es lo que es lo que vas a comunicar es para una tercera persona, que es tu cliente, qué necesita ese cliente, su producto para quién es, la gente para quien es qué tipo de lenguaje utiliza habitualmente, cómo puedo utilizar un salto más en ese lenguaje para hacer algo diferente…todo eso lo tenemos que saber antes de sentarnos a ilustrar. El ilustrador debe y participa en todas esas capacidades que hay alrededor de la ilustración.

G.Z: Qué quieres decir cuando dices que “la ilustración no es técnica es genio”.

F-C: No es una técnica. La ilustración utiliza de las técnicas para hacerse visible. Desde el lápiz al ordenador hoy en día, acuarela o la pintura etc.… Las técnicas son herramientas. El genio es lo que nos sale de la mezcla tras una elaboración desde del cerebro, el corazón, el entendimiento y de tu propia inteligencia. Eso es el genio.

G.Z: En tu libro se puede observar que la ilustración ha entrado en otros terrenos más allá de la literatura y que en un futuro estará dando vida a otros terrenos que eran impensables tiempo atrás. ¿Cuáles serán esos terrenos que recorreréis?

F-C: Teniendo en cuenta que no soy el hijo secreto de la vidente televisiva Aramís Fuster no tengo ni idea. (Risas). Hoy en día empezamos a ver la ilustración en un montón de sitios; hay un pastelero que hace una pastelería creativa cogiendo piezas de ilustración, están saliendo en la parte tecnológica los interactivos, los APPS, juegos sin tener texto o la infografía periodística que te cuenta una noticia con dibujos y con muy poco texto. Son cosas nuevas algunas y otras renovadas.

G.Z: ¿Cuál ha sido tu mayor acierto como ilustrador?

F-C: Decidir ser ilustrador.

G.Z: ¿Es posible reinventarse en esta profesión sin perder la fidelidad a un estilo?

F-C: Claro. Tú no te reinventas en función de perder la fidelidad a ti mismo. Tú te reinventas en función de ponerte al día en nuevas técnicas de comunicación, que son las mismas de toda la vida contadas de otra manera. No es que te estés reinventando sino que estas constantemente re-preparando. Incluso cuando vas por la calle y te das cuenta de todo, vas buscando algo nuevo y eso te sirve para re-prepararte.

G.Z: Defínete como ilustrador.

F-C: Ser humano normal y corriente que se fija en las cosas.

G.Z: ¿El secreto está en saber observar?

F-C: El secreto está en el la misma pregunta que me haces. Para escribir bien tienes que leer mucho, para ilustra bien tienes que leer mucho, observar mucho y tienes que estudiar mucho sobre comunicación, marketing, sobre las técnicas, pero antes de las técnicas de ilustración sobre todo el resto.

G.Z: Háblame de ese trabajo que aún no lo has realizado pero deseas hacerlo.

F-C: Ese trabajo que he soñado que he tenido muchas ganas de hacer y aun no había sucedido se encargo el lunes pasado y se hará público sobre el 20 de Mayo de este año. No puedo decir nada más.

G.Z: Para los seguidores del blog, nos podías recomendar un libro; el que te estás leyendo, el que más te ha gustado últimamente… ¿Algún autor preferido?

F-C: Mujer de Canela. Se ha tratado de toda una agradable sorpresa.

Su autor es una persona que conozco. Al principio, cuando empecé a leerlo, estaba apurado porque pensaba: “¿si no me gusta… cómo se lo digo?, porque, con lo directo que soy le hubiera dicho; mira niño no me gusta”.

Sin embargo, a medida que iba leyendo me iba enganchando y enganchando. Y al final del mismo terminé de descubrir que estaba totalmente atrapado por la historia.

Con este libro volví a notar eso que hago cuando me gusta un libro y noto que se está acabando: voy muy lento leyéndolo en esta última fase, buscando alargar que esté más tiempo entre mis manos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada